Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
El blog de ideasypensamientos.

Este bolg es un sitio en donde deseo tocar diferentes temas que van del amor, política o lo que fuere desde mi perspectiva de cómo veo las cosas, poder dejar lo que uno piensa e intercambiar ideas creo es algo bueno...

Posts con #amor categoría

La que buscaba pero no sabía muy bien que.

Publicado en 28 Noviembre 2014 por ideasypensamientos. en amor, desamor, internet, historias de amor, chat

Andrea tenía 36 años y una nena de 3 que según sus palabras era la razón de su vida. Había tenido a su hija producto de una relación con un tipo con el cual se había peleado hacia unos 2 años pero que visitaba a la hija que tenían en común y le pasaba su obligada cuota mensual. También solían verse 1 vez a la semana para que el padre pudiera ver a su hija pero con la presencia de Andrea. Esos encuentros solían tener cierta tensión, pues la separación había dejado heridas que nunca se cerraron. Este año Andrea había puesto sus fichas en encontrar a otro hombre que fuera su nueva pareja y si bien se vivía quejando de los hombres y en más de una ocasión decía que todos los hombres eran una porquería, se había puesto como meta buscar un tipo para que fuera su pareja. Andrea estaba lejos de tener una figura espectacular. Los kilos de más, celulitis, canas que empezaban a aparecer con mayor frecuencia y algunas arruguitas que empezaba a notar a sus treintaytantos empezaban a formar parte de su anatomía. Pero a pesar de eso, ella pensaba de que ningún hombre estaba a su altura y siempre los criticaba. Por petisos, por muy altos, por gordos, por pelados, por descuidados por lo que fuera. Andrea tenía su carácter es decir perdía con facilidad los estribos.

En su afán de buscar algún amor había acudido a internet, a las redes sociales y había puesto cosas del estilo:” Chica de 36 años busca a su príncipe azul” y cosas así. En su casilla de mensajes empezó a recibir una cantidad considerable de mensajes de diferentes tipos. Los mensajes variaban entre muy ordinarios a algunos respetuosos. Desde el otro lado de mostrador habían varios tipos que la única intención que tenían era poder tener una noche de sexo o varias noches o días de sexo. Fuere donde fuera y a cualquier hora. Fuera en la casa de alguien, en algún hotel, en un auto o quizás en plena vía pública. Si bien había algunos que efectivamente querían tener una relación de pareja, la gran mayoría sólo quería tener sexo. Aunque casi todos al enviarle mensajes ponían cosas como:” Hola, amor” “Vi tu foto y guau, me enamoré de vos” y cosas por el estilo. La idea básica de ellos era tener sexo con alguna hembra humana aunque no fuere ni la más linda ni la más joven. Los piropos(muchos de ellos exagerados que recibía Andrea, hacian que su ego empezará a aumentar considerablemente y en algún punto llegó a pensar de que realmente era una especie de diosa a pesar de estar fuera de línea y no ser un ideal de belleza pero ante tantas cosas aparentemente bonitas que recibía eso lo llegaba a olvidar). Si bien algunos de sus candidatos merecían ser descartados y digo esto porque no eran sinceros, cuando ella lo que buscaba era un hombre con el cual tener una relación de pareja estable y amorosa. Algún que otro candidato no era tratado de la mejor forma por ella. A algún que otro lo eliminó por facebook por no estar de acuerdo en algún pensamiento del muchacho en cuestión. Alguno que otro que conoció en persona y no quiso volver a ver por diferentes motivos: Por verlo vestido con una camisa que no le gustó, por llegar tarde, por no ser religioso o cualquier otro motivo. Y que después de estar unos minutos dejó diciéndole:”Me tengo que ir, yo te llamo...” Una vez se pegó un susto grande cuando uno se puso algo violento con ella pero pudo zafar al haber estado en un lugar concurrido por mucha gente. Los resultados siempre eran los mismos es decir seguía sola. Tuvo sexo en algunas ocasiones pero pensó que la cosa no daba para verse de nuevo (Y es que nadie le venía bien) Hasta la fecha sigue buscando su amor por internet y aún dice que todos los hombres son una porquería. Como una de las cosas más suaves que ha dicho de los tipos.

Comentarios

La sorpresa.

Publicado en 18 Septiembre 2014 por ideasypensamientos. en relaciones personales, amor

La sorpresa.

José era un joven criado bajos las reglas de una familia cristiana católica apostólica romana. Su religión le fue impuesta a escasos momentos de que él haya nacido con el bautismo. Después siguieron todas esas cosas que hacen a las costumbres católicas. Su hermana mayor se había ido a otra ciudad para hacerse monja. Sus padres tenían la costumbre de rezar antes de consumir alimentos. Su abuela Rita, que aún permanecía viva, tenía la costumbre de andar con un rosario a cuestas. Y hablar de Dios, del fin del mundo y de la vida más allá de la muerte. Eran temas comunes para ella. Ahora que lo pienso creo que cuando uno llega a viejo y es más consciente que la muerte esta más cerca, necesita creer en religiones y en esas cosas.

José había pensando en hacerse sacerdote de pequeño pero fue una idea que desestimo con el tiempo. Su abuela Rita estaba orgullosa de la elección que había hecho su nieta, la hermana de José. Pero José había decidido estudiar abogacía. José no sólo aceptaba a raja tabla las reglas católicas sino que además nunca las cuestionó. En los temas relacionados a la política podría decirse que se volcó hacia la derecha. Y para muchas cosas tomó una actitud más bien conservadora.

En cuanto al amor y al sexo, José a pesar de tener 29 años tenía poca experiencia amorosa. Novias, novias en realidad no tuvo. Una vez una chica le dio bola a él pero sólo salieron un tiempo y llegaron a unos besos nada más. José era virgen y pensaba que el sólo pensar en sexo era un pecado. Masturbarse era un pecado y cuando sentía atracción hacia mujeres en el fondo se sentía mal consigo mismo. No sólo por cuestiones religiosas José tenía tan poca experiencia en el sexo, su enorme timidez tampoco lo ayudaba mucho.

En una feria conoció a una mujer que lo deslumbraría por completo. Ella se llamaba Débora. Había un pequeño detalle que José en ese momento no sabía. Y es que Débora era una travesti. Débora era alguien que pensaba que la condición femenina o masculina en una persona es más bien algo mental. Débora tenia documento en el que estaba escrito que era una mujer. Débora se sentía mujer a todo momento y no tenía problemas en tratar en discriminador y hasta nazi a aquel que le dijera que no es una mujer real. Débora esa tarde se sintió atraída por José en la feria y le sonrió. José dejando su timidez de lado encaró rumbo a Débora y le pregunto si le gustaban las ferias o una tontera por el estilo.

Entablaron contacto y él, como caballero que es, se ofreció a acompañarla por la feria. Cosa que ella acepto con mucha complacencia. Débora en realidad parecía una mujer y digo más, parecía una hermosa mujer. José al lado de ella experimentaba todo tipo de sensaciones.

Después de haberse conocido ahí en la feria, Débora y José siguieron viéndose con frecuencia hasta que pasaron unos 4 meses. Una noche de sábado él le pide que sean novios y ella acepta. Los 2 en verdad se estaban enamorando y para Débora, José era un tipo muy interesante. Lo único que le chocaba era el fanatismo religioso que José tenía. A pesar de que Débora se consideraba una mujer o al menos eso decía a quien la quiera oír. No le había contado a José su condición real, primero porque no lo considero importante y después por miedo a perderlo. De todas formas eso no impidió que se pusieran de novios y vivieran unos 1 años de amor intenso.

Amor intenso en verdad pero sin sexo. Débora antes de empezar su relación con José había tenido sexo con innumerables hombres pero desde que estuvo con José le fue fiel en todo sentido incluyendo el sexual aunque el aguantarse sin sexo era algo que le estaba siendo difícil. En cuanto a José dado fundamentalmente por sus creencias religiosas, era virgen. Esa condición Débora la sabia. Los entornos tanto de uno como del otro no se habían cruzado demasiado. Aunque los padres de José habían conocido a Débora y les parecía una chica agradable.

Después de un año de relación entre José y Débora, José se gradúa de abogado y en poco tiempo comienza a trabajar en un estudio jurídico. Cuando se sintió en condiciones económicas le pidió a Débora casamiento. Ella aceptó aunque con una sensación agridulce pues no sabía que haría José cuando supiera la verdad. Por momentos pensaba en que él la aceptaría tal y cual es. Si José realmente la amaba la aceptaría tal cual es y si no la acepta entonces no la ama de verdad, pensaba ella.

Se casaron nomás, hubo fiesta familiar y religiosa. Ella vestida de blanco y él vestido con un traje negro. La luna de miel seria en una ciudad turística. Cuando llegó la “primera noche” con su flamante esposa y después de haber andado por la playa. Están listos para intimar. Ella se veía sexy en un bikini de color rojo a media luz. Y José estaba realmente excitado y se desnudo y se metió a la cama. Comenzó a besarla, ambos se besaban y primero le saco el corpiño de color rojo. Era un momento que José había esperado toda su vida. Él besaba sus pechos desnudos y en ese momento quiere verla completamente desnuda por lo que decide sacarle la prenda de abajo. Ahí notó algo extraño y si bien no había estado nunca con una mujer igual notó algo fuera de lo común. Prendió la luz y al ver lo que vió su cara se le lleno de horror y empezó a gritar:”Hay Dios mío!” Ella le dijo que podía darle una explicación pero él salió completamente desnudo de la habitación gritando:”Hay Dios mío!”

Comentarios

La última taza de café con ella.

Publicado en 23 Mayo 2014 por ideasypensamientos. en amor

cafe.jpgUna tarde como tantas otras mientras Martin miraba y eliminaba sus mails, se encontró con el único que valía la pena. En dicho mail se le informaba que había sido seleccionado para un trabajo pero a 1000 kilómetros de su ciudad natal. La idea de irse en algún punto le causaba dolor porque al hacerlo se iría de su casa materna y del lado de su madre. Pero por otro lado sentía que necesitaba desarrollarse profesionalmente y que tenía que aprovechar de esta oportunidad. Pensaba que si se desaprovecha una oportunidad así, quizás una mejor nunca más se le vuelva a presentar. La relación con su madre no se rompería del todo aunque viviera en otra ciudad porque ella no dejaba de ser su madre. Su vieja querida aunque la dejaría sola.

Otra persona que quizás lo extrañaría seria su novia Marina pero este caso era bien distinto. Martin era consciente de que muchas veces la distancia… nos distancia y que una relación a varios kilómetros era difícil de sostener y aparte… él tendría puesta la cabeza en otra cosa, en otros proyectos y en vivir otra vida. Por lo cual llegó a la conclusión que una cosa que tenía que hacer era terminar su relación afectiva con Marina.

Fue así que una tarde se juntaron en una plaza y Martin le dijo que quería terminar. Le explico que no era por otra mujer ni nada por el estilo. Que el motivo era de índole profesional y que no tenía ganas de sostener una relación a distancia con el tiempo. Marina no lo pudo entender y se largo a llorar y mientras hacía eso Martin le decía que lo perdone pero tenía otros planes para su vida.

Marina sentía el abandono y consideraba que el ser dejada era algo que no dejaba de ser humillante. Pensaba para sí… Cómo este tipo puede vivir sin mí? Puede que un trabajo sea más importante que yo? Las veces que me decía que me quería y ahora se caga en todo… egoísta de mierda!!!

El abandono lo sintió como un acto de humillación y eso produjo en ella un grado de rencor. Quería vengarse de él pero no sabía cómo. Cuando su familia y amigas le pregunten sobre Martin que les dirá?... pensaba Marina. Era la primera vez que a ella alguien la dejaba (Y Marina era más bien una mujer que dejaba a los tipos y no al revés) Pero ahora la dejada era ella. Y no entendía razones de que era por un motivo laboral.

Después de mucho meditar pensó que lo mejor sería decir que Martin era homosexual y que por eso la dejó. En una sociedad en donde la homosexualidad era vista aún con recelo. El ser tildado de homosexual podía ser algo ofensivo para alguien que no lo era, pensaba ella. Se tomo unos días para desparramar ese rumor por toda la ciudad de manera artesanal. A sus amigas les contó que Martin no podía ocultar más su homosexualidad y ante el escepticismo de algunas de sus amigas, Marina les recordaba anécdotas. A una le dijo:”No te acordás esa noche que se quedó a dormir en el sillón y vos saliste semidesnuda del baño y él se tapó la cara? Bueno, es tan homosexual que le dan asco las mujeres aunque no lo creas”, en otra ocasión dijo:”Saquen sus propias conclusiones, alguna vez lo vieron gritarle algún piropo a alguna chica?, Nunca lo hizo no por caballero sino porque se la lastra”.

El rumor se fue corriendo inclusive dentro de la familia de la misma Marina y llego a oídos del hermano de ella, Rodolfo. Rodolfo era un tipo intolerante, conservador y para quien lo conocía a fondo daba la idea de ser medio nazi. Por supuesto que el tipo odiaba a los gays y le causaba asco saber que su hermanita fue dejada por un "marica".

Desde el momento en que Martin y Marina terminaron porque el primero se iba a otra ciudad por trabajo hasta la fecha habían pasado un poco más de 3 años. Tenían contactos muy esporádicos vía mail. A Martin le había ido bien allá y había tenido algunas relaciones amorosas (Con mujeres, desde luego). En cuanto a Marina había tenido algunas aventuras y tenía un trabajo (bendición con la que no muchos cuentan, era consciente) En uno de esos esporádicos mails que él le mandaba a ella le contó que volvería a su ciudad natal.

La razón era que extrañaba mucho a su madre y que había podido conseguir un traslado a su ciudad natal aunque Martin no hizo mención de sentir algún grado de nostalgia por Marina. De todas formas ella le pidió que se juntaran y Martin acepto, el lugar elegido seria el café de Rodolfo. Pues el hermano de Marina trabajaba en un café del cual era el dueño. La noche en que se juntaron pidieron un café para cada uno y mientras Martin revolvía su café y lo tomaba de a sorbos le contaba que acaba de venir de su casa materna. Y ella decía estar sentimentalmente sola (Obviaba que tenia sexo todas las semanas con un compañero de trabajo pero bue… estaba sentimentalmente sola) Rodolfo empieza a insultar a los homosexuales en voz alta.

Diciendo cosas como:”Los gays tienen que morirse todos, Me dan asco los putos” y cosas por el estilo. Martin pensaba para sus adentros de que Rodolfo era un intolerante imbécil. Marina pensaba para sus adentros de que inventar que Martin era homosexual y juntarse con él en el café de su homofóbico hermano quizás no fue la mejor idea que tuvo. Rodolfo comienza a insultar abiertamente a Martin y este hace lo mismo. Casi se van a las manos y Martin se va del lugar pegando un portazo. Marina va detrás de él a pesar de ser tomada por el brazo por Rodolfo pero se suelta mientras lo insultaba. Después de liberarse de Rodolfo y salir de su café fue a buscar a Martin y explicarle que la extraña reacción de Rodolfo era porque pensaba que él era gay y que por esa razón la dejó a ella. Martin enojado le dijo a Marina esto:” Marina, estas muerta para mi”… Después de eso perdieron todo tipo de contacto y Martin se había jurado que si por esas casualidades se la topaba en algún momento en la calle, cruzaría de vereda con tal de no rozarse con ella. La venganza de Marina le jugó digamos en contra porque después de eso perdió por completo y para siempre a Martin y perderlo de esa forma era algo que no había imaginado.

 

Comentarios

Se dice de mí…

Publicado en 17 Mayo 2014 por ideasypensamientos. en amor

pollo1Era un viernes a la noche y el dialogo entre la pareja constituida por Pepe y Laurita lo escribo a continuación.

Laurita:”Nene, vos sos siempre el mismo idiota”

Silencio de Pepe.

Laurita:” No sé cómo me pude fijar en un tipo tan pelotudo, date cuenta nene!!!”

Pepe:” No me agredas”

Laurita:” No me hablés, no me hablés…”

Pasaron unos 5 minutos…

Laurita:” Porque no me decís nada forro?, Te tendría que dejar a la mierda”

Pepe, que convengamos no era de esos que en situaciones así se quedaba a rogar, simplemente le dijo.

Pepe:” Querés que terminemos? Me parece perfecto y espero que encontrés a algún idiota que se banque una loca como vos”

Laurita:” Epa!!! A mí me respetas, hijo de puta!!! No te permito que me insultes, pelotudo de mierda. Forro!!!”

Pepe se fue de la plaza dando por finalizada la relación (En realidad quien tiró la idea fue ella, él sólo tomó el guante.)

Mientras Pepe se iba Laurita le decía.

Laurita:” Ahora te vas?, forro!!! Cagón!!!” Y después de decir estas palabras Laurita empezó a llorar.

Pepe mientras se alejaba caminando pensaba que lo mejor era dar por termina esa relación y convengamos que no fue él quien lo sugirió pero lo acepto de inmediato. Por su parte Laurita se quedó masticando bronca.

Yo no menciono la razón de esa pelea porque no era un motivo importante. En realidad siempre peleaban por razones muy insulsas. Laurita pensaba para sí:” Lo voy a poner para el orto a este hijo de puta, que se cree?”

Las amistades masculinas de Pepe en general le decían que era una buena idea haber terminado con Laurita más allá de que no faltaba quien le dijera que como podía dejar ir a una mina con tan buen culo. Pero Pepe pensaba que por más buen culo que Laurita tuviera no tenía porque soportarle cualquier cosa a ella. Igual se limito a no hablar mal de Laurita porque pensaba que:”Un caballero nunca habla mal de una dama.”

Por su parte Laurita había levantado toda suerte de calumnias en contra de Pepe. A sus amigas les confesó que Pepe la tenia chiquitita y hasta le contó una anécdota en donde en un hotel llevó un microscopio para poderle ver su diminuto penecito (Cosa que en realidad nunca pasó) Como tampoco era un infradotado sexualmente Pepe, pues tenía medidas normales.

A sus padres Laurita les dijo que Pepe hacia cosas raras en el trabajo de él .Y que ella mucha veces llegó a pensar de que estaba con un delincuente de lo peor.

Por supuesto, Laurita era consciente que todo esto que decía eran patrañas. Laurita llegó a inventar todo tipo de historias ridículas con el sólo objeto de dejarlo muy mal parado a Pepe (En eso consistía su venganza básicamente) De que se vengaba Laurita??? Ni ella misma lo sabia pero se quería vengar con todo.

Laurita pensaba en que Pepe no hablaría mal de ella porque los hombres de verdad no hablan mal de las mujeres y a parte… sabia perfectamente como era Pepe.

Pero en ningún lado estaba escrito que una mujer no pudiera hablar mal de los hombres. Y si en el afán de hablar mal inventaba cosas no era algo que le importaba a ella.

Las amigas de Laurita le presentaban a Laurita otros tipos. En algunas reuniones Laurita cada vez que se acordaba de Pepe era para tratar de ridiculizarlo o para hacerlo quedar como una mierda de tipo.

Pero la anécdota más interesante es la que voy a contar a continuación.

Una noche Laurita estaba rompiendo una foto donde salía Pepe y mientras lo hacía decía:” Pepe y la puta que te re mil pario” En eso entró Elbita (Abuela de Laurita) quien le dice.

Elbita:” Todavía mal por ese joven Pepe?” A lo que Laurita le dice que había algo bien perverso en la forma de ser de Pepe. La abuelita le pidió que le cuente y finalmente Laurita le contó.

Laurita:” Pepe es un degenerado, va a la pollería y compra pollos faenados para después tener sexo con ellos.” Tapándose la cara para dar la imagen de que estaba llorando cuando en realidad se reía. Elbita abrazaba a su nieta mientras la consolaba. Y en su mente tenia los pensamientos de cómo su pobre e inocente nietecita pudo estar en manos de tan terrible degenerado.

El tiempo pasó y Laurita fue a casa de Pepe con las intensiones de volver. Y volvieron nomás. El entorno de Pepe se sorprendió un poco pero no se metieron en la vida de Pepe. En cambio el entorno de Laurita (Con todas las barbaridades que Laurita se encargo de decir de Pepe sí que estaba sorprendido) y hasta la aconsejaban de que no vuela con Pepe.

Pasado un tiempo se hizo una fiesta en la casa de Laurita a la cual desde ya fue Pepe. Cuando entró Pepe de la mano de Laurita y veía con que cara de orto todo el mundo lo veía, no podía entender nada. La situación hasta llegó a ser algo tensa para el pobre Pepe. Elbita le decía a otra señora:” Se come los pollitos pero no como hacen los cristianos”.

En un momento de la fiesta mientras Pepe estaba en una mesa de la mano con Laurita. La abuela Elbita no aguanto más y le dijo a Pepe:” Hijo de puta!!! Los pollitos son para comerlos, no para culearselos…”

Comentarios

Diferentes forma de conquistar.

Publicado en 1 Febrero 2014 por ideasypensamientos. en amor

diferentes-forma-de-conquistar-jpgCuando ellas dicen que no quieren decir si, una verdadera dama nunca dará el primer paso en una conquista y siempre esperará que sea el caballero el que vaya por ella, toda mujer es conquistable en base de la insistencia para conquistarla, si le demuestras a una mujer cuanto la amas si le demuestras que sin ella no puedes vivir tarde o temprano caerá rendida a tus pies. Estas  son algunas de las frases con las que creció Leo a lo largo de su vida y no sólo eran las cosas que oía  en forma de consejos por gente que quería su bien. Las telenovelas mexicanas, venezolanas y de algún otro lugar latinoamericano habían influenciado en su forma de relacionarse con las personas del sexo opuesto.

A la hora de querer ganar el amor de alguna dama Leo era simplemente insistente. Y hacia de todo con tal de conquistar a la damisela en cuestión. Ese “hacer todo” incluía hacer cosas que rozaban el ridículo como por ejemplo una vez que para ganar el amor de una tal Victoria que trabajaba de secretaria en un estudio jurídico de la ciudad. Leo se presentó de mariachi para cantarle una serenata. Cuando me lo contó me mostraba pruebas de su hazaña mediante una notebook en la que tenia abierto su perfil de facebook. La verdad es que no pude evitar reírme de todo eso. "Retroceder nunca, rendirse jamás" era el titulo de una película que parecía ser una orden que tenía que cumplir siempre en todos los campos de la vida inclusive en los de los juegos de seducción.

“Lo que pasa es que a vos todo te da igual y sos 0 romántico” me dijo una vez recriminando mi forma de ser en cuanto a las mujeres. Esa noche  Leo tenía una cita con Carolina, una chica que estaba estudiando abogacía. El lugar para conocerse era una discoteca y por si no lo mencione antes Leo era un hombre de 30 años recién cumplidos. Cuando llegó la noche en la que Leo vería a Caro se juntaron en la mencionada discoteca. Leo llegó y la vio por primera vez en persona a Caro y ella que con él fue relativamente amable a los 40 minutos aproximadamente se fue al baño. Después de eso le mando un mensaje disculpándose y diciéndole que encontró a una amiga en el baño de la discoteca y que juntas tuvieron que partir imprevistamente del lugar pero que ella lo llamaría a él en cualquier momento. Cuando le pregunté a Leo cómo le había ido me dijo que le fue más o menos bien. Que Caro tuvo un contratiempo pero que en las próximas semanas se llamarían. En realidad durante las semanas posteriores Leo llamo a Caro y esta si bien lo atendía cortésmente siempre tenía algo que hacer que le impedía verlo a Leo de nuevo. Leo pensaba para sí que Caro lo que deseaba era que él como macho que es haga de todo por conquistar a su hembra por decirlo así.

Leo hace unos 3 años atrás había terminado una relación(O mejor dicho lo habían terminado) con una tal Laura. Lo dejó porque según ella se canso de la inmadurez de Leo, Y para hacer valer esa frase de “Retroceder nunca, rendirse jamás”. Leo había intentado varias cosas para reconquistarla entre ellas regalarle una botella de vino y unos puros al padre de Laura. Mandarle unos cuantos ramos de flores con dedicatorias que Laura tiraba a la basura sin leerlas. Ella le dijo en 2 oportunidades a Leo:” Te seré sincera, vos me importás un carajo” Y aún así Leo pensaba en que si él se esmeraba mucho, ella le daría su amor de nuevo(Sí es que alguna vez realmente se lo dió).

Una noche en la que Leo llego a casa y mientras hablábamos de diferentes temas. Las diferencias de pensamiento nos llevaron casi a pelearnos a pesar de ser amigos. Leo me decía que yo actuaba como todo un machista misógino y que no sabía nada en el arte de conquistar mujeres. Esa noche le dije:” Leo donde quedo la idea de no tratar de hacer el ridículo esa vez que te disfrazaste de mariachi? Para vos fue algo digno de un romántico empedernido que por amor es capaz de hacer cualquier cosa en cambio para mí eso fue una payasada atroz. Después de eso ganaste su amor? “A lo que Leo tuvo que admitir que no es más hasta lo bloqueo del facebook de ella. Esa vez que te juntaste con esa tal Carolina y pasando la media hora se fue al baño no pensaste en que buscaba una escusa para liberarse de vos? le dije. Realmente pensabás en que ella tenía interés en vos si cada vez que la invitabás a salir después de la noche esa ponía miles de escusas? Lo cuestioné a Leo una vez más. Tu insistencia con Laura creo que fue lamentable porque no se le tiene que rogar nunca a alguien que decidió sacarte fuera de su vida, en mi opinión. Cuando ella te dijo en 2 oportunidades que le importabas un carajo porque no te cayo la ficha de que realmente le importás un carajo y que insistirle no tiene ningún sentido?, le cuestione a Leo.

No tenía argumentos para dar en ese momento. Pensé en que tampoco deseaba darme la razón pero más que nada por una cuestión de ego. Aunque después de unos minutos me dijo:” Creo que las telenovelas latinoamericanas han hecho un daño enorme en buena parte de la población” Mientras me decía esto se sonreía y para finalizar me dijo: Puede que existan diferentes formas de conquistar o diferentes formas ver una misma cosa y al verlas desde diferentes ángulos las perspectivas son diferentes. Puede que en lo que a conquista se refiere no sea siempre tan buena idea eso de “Retroceder nunca, rendirse jamás”. Al decir estas palabras Leo me hizo sonreír a mí.

 

Comentarios

Dos grandes amigos.

Publicado en 7 Noviembre 2013 por ideasypensamientos. en amor

dos-amigos.jpg“Tenés que olvidarla y listo…” Eran las palabras con la que Ernesto, de profesión psicólogo, con las que aconsejaba a su amigo Eduardo. Quién había sido dejado por su novia que lo cambió por otro tipo. Eduardo no entendía el motivo por el cuál fue cambiado por otro sujeto y se preguntaba a si mismo el porque. Y era un tema que de paso lo charlaba con su amigo psicólogo. Dado que los consejos que él le daría tendrían un doble valor. Porque se lo daría un amigo con una cuestión afectiva por delante y a la vez se lo daría un profesional en lo que se refiere al comportamiento humano.

Ernesto quería saber la causa del porque fue dejado si sabía que él dio lo mejor de sí mismo. Era buen novio, detallista y hasta hacia cosas que en el fondo sentía que eran cursis por ella. Era trabajador claro que no ganaba mucho y lo que ganaba le alcanzaba para poder comer todos los días y darse algún que otro gusto pero nada más. Se había comprado un auto modelo 1999 y era el primer auto que tenia en su vida. Era amable con sus suegros y cuñados o mejor dicho ex suegros y ex cuñados a pesar de haberse tenido que bancar alguno que otro desaire de parte de ellos. Sabía que su ex suegra no lo quería pero él había hecho de todo para ganarse su aprobación por lo cual pensaba que en el fondo era querido por ella. Por todo esto no entendía el verdadero motivo por el que fue abandonado. Si sabía que era por otro hombre lo que no sabía que tenía ese hombre que no tuviera él.

Ernesto le decía:” Edu no importa el motivo o los motivos que pueden haber sido varios. Quizás el nuevo amor de Claudia (Así se llamaba la ahora ex de Eduardo) tenga una situación económica mejor que la tuya. Alguna buena movilidad más nueva que la tuya. Propiedades, cosas que vos no tenés Edu. Quizás pueda pagarle vacaciones a lugares donde vos no podés en definitiva quizás la razón tenga un origen económico. Pero eso no importa Eduardo lo importante es que tenés que olvidarla."

“Te juro que averiguaría en que trabaja ese hijo de puta” le dice Eduardo a Ernesto a lo que él le responde:" Pero para que? No tiene sentido."

Eduardo dice: "Para saber si es un tipo con un buen trabajo o quizás de buen pasar económico en ese caso la mano vendría por ahí."

Ernesto le dice:”Quizás el nuevo amor de Claudia sea un tipo de buen aspecto físico o quizás es más dotado que vos pero eso no importa. Que ganarías con saberlo?...”  A lo que Eduardo le responde que sólo así se sacaría la bronca. Odio y bronca que no lo dejaba en paz y por momentos lo  sacaba de su sano juicio y lo hacía pensar en hacer cualquier locura.

“Te juro que tengo ganas de matarlo a ese forro y también a esa puta.” A lo que Ernesto le dice:”Para boludo, que decís? Supongo que lo decís en joda.”

Eduardo le dice:” Te parece que esto es una joda o lo que te digo te lo digo en joda?”

No te vas a cagar la vida haciendo una idiotez. Te repito lo mejor que podés hacer es olvidarla y listo le respondió Ernesto.

El tiempo pasó y los amigos Ernesto y Eduardo mantuvieron su amistad. La amistad de Ernesto fue clave para que con el tiempo Eduardo comience a olvidar a Claudia y sus deseos de venganza. Y para que Eduardo pudiera perdonar a Claudia no tanto por ella sino por él. Perdonar significa también poderse liberar para seguir viviendo.

Eduardo dice:“Muchas gracias por estar conmigo Ernesto, te quiero mucho".

Soy tu amigo Edu y no tenés porque agradecérmelo. Y no te pongas cachondo conmigo de lo contrario terminaremos haciéndolo en un hotel le respondió Ernesto y con su última ocurrencia había desatado una carcajada en Eduardo.

El tiempo siguio transcurriendo y la amistad de Ernesto fue clave para que Eduardo pudiera olvidar a Claudia y seguir con su vida. Ernesto también tenía una relación amorosa. En su caso con una mujer llamada Laura y la vida de Ernesto la repartía entre su profesión de psicólogo, su relación sentimental y sus amistades a las que siempre trataba de ayudar de manera desinteresada como era el caso de Eduardo.

Una noche de viernes  en la que Ernesto llevaba a su amigo Eduardo a su casa. A Eduardo le pareció ver algo digno de su atención.

Eduardo dice:“Para el auto aquí…”

Bueno pero para que? Le pregunto Ernesto. "Mira esa no es tu novia Laura en la puerta de esa casa?" pregunto Eduardo.

Ernesto dice:” Si tenés razón boludo, me voy a bajar y de ahí vamos a algún lugar si ella quiere pero antes te dejo en tu casa”.

Para, ella no te vio y mejor nos quedemos aquí para ver que hace o a quién esta esperando le dijo Eduardo.

Ernesto accedió a eso y así esperaron los 2 entre las sombras unos 20 minutos hasta que vino un auto.

Del auto bajo un tipo que le dio un apasionado beso en la boca a Laura. Ernesto no lo podía creer.

Eduardo dice:” Tenés que olvidarla y listo…”

Para, quiero que los sigamos dijo Ernesto y ambos siguieron con su auto al vehículo donde iba Laura con el tipo ese sin que ellos se dieran cuenta. El auto donde iba Laura entro rumbo a un hotel alojamiento. En eso suena el celular de Ernesto con el siguiente mensaje:“Ernesto amor soy yo Lauri. Vos bien? Te extraño muchísimo mi papuchi!!!”

“La hago mierda a esa hija de puta y a ese forro” dijo Ernesto mientras se bajaba del auto.

Eduardo dice:” Para boludo! Donde quedo eso de tomar las cosas con calma? Sos psicólogo no podes actuar así!” Acto seguido se lo llevo a Ernesto de ahí y se fueron a un bar a tomar unos tragos. Ernesto entre tragos que iban y venían se larga a llorar.

Eduardo dice:” No llores! Los hombres no lloran, bah llorá si querés” Ernesto tenia la amistad incondicional de Eduardo con la cual él también pudo contar y la que le ayudo a salir adelante y pasar por el mismo proceso de liberación por la que paso Eduardo.

El tiempo pasó y la amistad de estos 2 amigos siguió  cada vez más firme.

Ernesto dice:”Gracias por ser mi amigo Edu”

Dejémonos de mariconadas y pongamos la tele que en un rato juega la selección. Te invito unas empanadas o lomitos y no te hagas drama que los pago yo dijo Eduardo.

Comentarios

Una bella historia de amor.

Publicado en 5 Noviembre 2013 por ideasypensamientos. en amor

amor2Roco era un gordo que tenía más de 30 años. Trabajaba en un taller de autos y era quien se encargaba de poner, cambiar o agregar fotos de féminas ligeras de ropa o desnudas. No era agraciado físicamente y para ser honesto a sus más de 3 décadas no conservaba un look muy atlético que digamos ni juvenil. Panza generosa y abundante, estrías y una pelada ya prominente. No era muy amigo de afeitarse la cara seguido y tampoco lo era de bañarse muy seguido. A veces el hedor que le salía era como el que puede tener un baño público muy usado pero sin que nadie lo limpie. Sus horarios de trabajo eran rotativos y Roco era un tipo que no podía estar sin un cigarrillo en la boca y siempre alguna cervecita estaba ahí por cualquier cosa. Con sus amigos los temas de conversaciones siempre tenían 2 protagonistas excluyentes. Las mujeres y el fútbol. “Minas” y “fulbo” ocupaban casi todas sus conversaciones con sus amigos.

Roco se había hecho cliente de un cyber que quedaba justo en la esquina del taller donde trabajaba y ahí conoció a una mujer vía internet que se hacía llamar “Cenicienta solita”. Roco quería engancharse a como de lugar a su “Cenicienta solita” y pensó que la mejor manera era acudiendo a el arte del romanticismo suponiendo que el romanticismo sea un arte. Es así como Roco se pasó durante un tiempo usando sus horas libres para recolectar fotos de “ositos cariñosos” o cosas por el estilo. Ver a este gordo que se limpiaba sus secreciones nasales con los dedos y que era bastante rustico buscando fotos de personajes como Winnie Pooh era algo bastante risible.

El tiempo fue pasando y la relación entre “Cenicienta solita” y el “Osito mimoso” (Si, esa era la manera en la que el inmundo gordo se hacía llamar) había tomado forma pero claro dentro de los límites de lo virtual. Roco que dentro de todo no era tan tonto sabía que no tenía mucho sentido tener una relación virtual si no conocía en la vida real a su amor. La relación fue creciendo durante unos 3 meses y Roco ya deseaba ver a su amada en persona. “Cenicienta solita” le había mandado fotos sensuales pero de otra mujer. En cuanto al gordo había evitado hablar de su físico pero el momento de verse cara a cara tenía que llegar. Ella ponía muchas excusas para no verlo cosa que él también hacia pero los 2 eran consientes de que seguir por mucho tiempo en una relación en la que ni si quiera se habían visto no tenía mucho sentido.

Es así como Roco le dice:” Amor mañana nos juntamos en el centro, mi Mariposa de sueño que te pareces a la palabra melancolía” (Esto fue robado a Pablo Neruda por parte del gordo Roco y mientras escribía esas palabras mataba moscas con un diario pues estaba en temporada estival).Y ella le escribió:” Pero sos un dulce mi Osito mimoso"(mientras se depilaba los bigotes de ella con cera).

Y llego el día nomás Roco estaba sentado en la peatonal con un pantalón corto y una camiseta de Boca Juniors (Y era una ocasión especial y había que conquistar) y fumaba como nunca antes por la ansiedad. Llega una mujer ya entrada en años que se le acerca y le dice con cara de quien vio una cochinada en el inodoro: “ Vos sos el Osito mimoso?”

Roco dice:” Si, yo soy el  Osito mimoso aunque mi nombre real es Roco” mientras desea que la tierra se abra en 2 y lo trague. Ella le dice que su nombre verdadero es Rocío mientras arruga las ñatas como si estuviera oliendo algo desagradable o quizás realmente lo estaba haciendo.

Van a tomar algo y después de eso deciden ir a un hotel a intimar. Roco pensaba para si en que ella era una momia pero que quizás con ella pueda “destapar el caño”. Mientras que Rocío alias “Cenicienta solita” pensaba en que Roco era una bola de grasa pero ella necesitaba “acción” pues hacía tiempo que nadie le hacia el “favor”.

Y fueron al hotel e intimaron nomás sin dejar mayores detalles aquí después de eso se despidieron. Ella diciéndole que en la semana lo iba a llamar cosa que realmente no pensaba hacer y él hablándole de que podrían tener una relación seria de noviazgo cosa que ni loco Roco haría con ella pero había que zafar de alguna forma.

En el trabajo Roco dice sin la poesía de Neruda: “A que no saben? Me empome una minita el pasado fin de semana…” A lo que sus compañeros le preguntaron:”En serio gordo?...”

En cuanto a ella lo que hizo con Roco sólo se lo conto a su mejor amiga pero trato de guardarlo bajo 7 llaves y siguió con la idea de buscar a su “príncipe azul” por la red más allá de que por su edad y porque no todo lo que brilla es oro sea algo que realmente nunca vaya a poder lograr. Encontrar a ese ser casi perfecto que ella quiere es algo irreal por varios motivos pero aún así ella seguirá en la búsqueda.

Comentarios

El banco del parque.

Publicado en 14 Mayo 2013 por ideasypensamientos. en amor

plaza.jpgEra un domingo a la tarde, yo había dado vueltas por el parque y las plazas que están a sus alrededores mirando los productos que los artesanos suelen vender cada fin de semana. Me senté en un banco para observar la gente que estaba a mí alrededor. De pronto alguien se sienta a mi lado. Era una mujer que me mira y comienza a darme conversación.

Los temas de conversación de esa tarde fueron variados y dentro de las cosas de las que hablamos se encontraban los temas relacionados con el amor, las relaciones afectivas, etc. Ella había sufrido desamor, engaños, infidelidades, abandonos, mentiras más de una vez. Por esos motivos decía que ahora era una persona fría a la que le costaría volver a sentir algo por alguien. Dicho en otras palabras para ella el volver a sentir amor por alguien era algo que nunca volvería a hacer.

Yo por mi parte lo que le dije era  para mí  una verdad absoluta aunque muchas veces suene a cliché. Que no todos somos iguales, que hay hombres buenos, que encontrará a alguien que la valoré y nunca la deje etc, etc y más etc. La tarde se hizo noche y las horas pasaron bastante rápido. Caminamos por las plazas y tengo que admitir que su compañía me había resultado agradable y supongo que la mía también a ella. Quedamos en vernos de nuevo, cosa que se fue cumpliendo de a poco en la medida que pasaron los días, las semanas.

Comenzamos a tener una relación llameémosle afectiva. Pero ella siempre ponía frenos, barreras, cuestionamientos. A la vez desde su manera de ver las cosas, algo incomprensible para mí, me decía una y otra vez que volver a amar a otro tipo es algo que nunca más volvería a hacer. Las primeras semanas de nuestra relación me encontraba hablándole de amor, tratándola de convencerla de que tenía derecho a ser feliz y de que podía encontrar quien la ame realmente y que ese hombre que la amara de verdad podía ser yo. Pero comencé a chocar con su desgano, con su rencor, con su resentimiento, con su frialdad. Si había algo que me hacia seguir insistiendo era pensar que ella con el tiempo cambiaria de parecer, que abriría su corazón. Y trataría de asegurarme que esta vez ella no terminaría herida por un nuevo abandono.

Los domingos juntarnos en el parque se había transformado en una especie de nueva costumbre pero también el sentir una y otra vez su frialdad, su quizás odio a todo representante del género masculino. Recuerdo una vez cuando me dijo:”No volveré a derramar una lágrima por ningún otro hombre” mientras me miraba con cierto desprecio. El banco marrón algo viejo del parque era el lugar en donde nos vimos la primera vez, era el banco donde nos sentábamos todos los domingos y era el banco que a veces solía dejar vacio cuando se levantaba haciendo gala de un nuevo desprecio más.

El tiempo fue pasando y lentamente comencé a cansarme de sus actitudes,  de pagar los platos ratos por cosas que otros hicieron. De sus ninguneos, de su mirada que tenía un cierto grado de odio y rencor. Ya no tenía ganas de demostrarle nada. No me interesaba rogar un “te quiero” o pedir de manera incesante una muestra de afecto que no venia. Fue así como un domingo sentado en el mismo banco donde la conocí. Donde compartimos varios momentos. Le dije algo que sentía y que no quería seguir guardando por más tiempo. Le dije que a partir de ese momento me iría de su vida para siempre que eso era lo mejor. Vi  en ese instante como un par de lágrimas salían de sus ojos rompiendo con su promesa de no volver a llorar nunca más por un hombre. Intente abrazarla pero clavo en mi su mirada llena de desprecio y resentimiento una vez más. Pero esta sería la última. Me despedí de ella para siempre, le prometí que no volvería a buscarla nunca más. Ella mientras se limpiaba su rostro me decía que lo aceptaba y se fue. A los minutos me fui yo por mi parte sabiendo que había tomado la mejor decisión. Sabiendo que lo mejor era dejarla a ella en el pasado como a un recuerdo más. Al irme caminando en una dirección contraria de donde se fue ella. Me voltee a ver el banco ahora vacio.

 

Comentarios

Estoy con vos… porque te elijo?

Publicado en 5 Enero 2013 por ideasypensamientos. en amor

amor1.jpgSi hay algo que pienso que siempre estará ligado al amor es la inseguridad (y no me refiero a la referida a la delincuencia) A esta altura de mi vida (por vanidad no diré mi edad pero si digo que soy un treintañero) uno no es tan idealista o soñador como podía serlo en la adolescencia. Y si tomo conciencia que el alma gemela de uno suena más bien a fantasía porque en la vida real es algo muy difícil de encontrar. Puedo tomar conciencia que la persona que estará conmigo será alguien que tendrá cosas que simplemente no me gustaran. Ahora cabe pensar en si uno tampoco es un ideal para esa persona (y sería lógico no serlo por otro lado). Que la razón que nos una no sea que entre ella y yo mutuamente hayamos encontrado a nuestras almas gemelas (entre nosotros). Y voy más lejos en mi reflexión de esta noche… que la razón por la que estamos juntos no sea por un amor mutuo e intenso entre ambos. Uno sabe lo que siente uno o lo que no siente uno mismo pero es difícil saber realmente que pasa por la cabeza o corazón de esa otra persona. Tal vez hay relaciones a las que no las une el amor sino el espanto como diría Jorge Luis Borges.

La inseguridad, de la que hice mención al principio, esta ahí latente y depende del grado de paranoia que uno pueda tener (creo que todos en algún grado algo paranoico somos, seguramente algunos más que otros) Cómo saber a ciencia cierta si la mujer que esta con uno lo esta por amor? Cómo saber si no desea encontrar a alguien más y cuando eso ocurra pegarle a uno tremendo boleo? Cómo saber si no extraña a algún examor de su pasado y esta con uno por descarte? Cómo saber si uno no esta siendo sutilmente usado por la dama en cuestión?

Preguntas que son productos de la inseguridad que se puede tener y que tener cierta inseguridad emocional  en mi opinión es algo sano salvo que esa inseguridad sea tan grande que no nos deje vivir en paz. Es mejor ser algo inseguro que pecar de confiado y después llevarse por delante una pared???(Dicho de manera metafórica…) Creo que sí.

El saber realmente si quien esta con uno es por amor o por “espanto” como diría Borges es algo que quizás lo sabremos cuando el paso del tiempo nos de esa respuesta. La elección de la persona con la que se esta creo que se hace día a día por parte de uno y de la misma manera la otra parte hace esa elección día a día. Y quizás uno tenga el miedo, por decirlo así, de que en determinado momento no ser favorecido en esa elección.

Como decía antes, no creo en los complementos. A esta altura de mi vida no creo en las almas gemelas. Se puede amar a alguien diferente a uno y seguramente ese amor irá inevitablemente acompañado de cierta inseguridad a perder ese objeto (por decirlo así) que nos hace sentir amor. Y si se pierde a tener la fortaleza y entereza para mirar hacia adelante, sin detenerse en lamentos que muchas veces son inútiles.

Uno puede estar con alguien teniendo una relación amorosa y no saber si esa relación esta hecha de amor o de “espanto”. Pero imagino que eso a veces el paso del tiempo se encarga de responder.

Comentarios

No somos lo mismo.

Publicado en 14 Diciembre 2012 por ideasypensamientos. en amor

no somos lo mismoHay una vieja canción de U2 llamada “one” que en una parte de la letra dice algo más o menos así: “But we're not the same. We get to carry each other. Carry each other” que eso sería traducido algo más o menos así:” Pero nosotros no somos lo mismo. Arrastramos al otro”. Me detengo a pensar en las relaciones de pareja y que efectivamente las diferencias que se pueden tener frecuentemente  son muchas. Quizás la mejor manera de ejemplificar esto sea con una historia que dejo a continuación de la que me reservo decir si es real o no. Si esto paso realmente o es algo salido de mi imaginación:

Conocí a Adriana hacia ya varios meses y con ella tenía una relación de noviazgo que recientemente había cumplido un año. Nuestra relación tenía sus altibajos. Ella decía verme como el hombre con el cual poder formar un proyecto familiar a corto o mediano plazo. Y yo pensaba en que la idea de hacer eso no era tan mala del todo porque entre otras cosas estaba en edad de querer formar mi propia familia. Algo que deseaba hacer. Teníamos una relación pero… teníamos tan pocas cosas en común. Aunque reflexionar sobre este punto resulte quizás algo banal. Diferentes músicas, diferentes libros, diferentes formas de pasarla bien pero estábamos juntos amándonos… supuestamente amándonos.

A veces o mejor dicho frecuentemente  yo hacia cosas que no me gustaban para nada pero sólo las hacia para darle en el gusto a ella. Como oír música que detesto, ver en la televisión programas que en mi opinión eran basura pero hacia todo eso sólo para hacerla sentir bien. El problema es que ella parecía ni si quiera notarlo. A lo largo de la relación los cuestionamientos hacia mi resultaron una constante. Que no me gusta como te vestís, no me gusta que no saludes a fulano/a, no me gusta esto, no me gusta lo otro, etc, etc y etc. A veces ciertas actitudes de ella eran ninguneo puro, cosa que muchas veces parecía no darse cuenta si quiera. Había actitudes de ella que realmente me molestaban y mucho y que a veces me llenaban de cierta ira. Pero me detenía a pensar en si yo no era injusto con ella o la injusta era ella.(Si debo admitir mi manía de ser reflexivo) Lo nuestro no había llegado a impregnarse de violencia ni física ni verbal pero las peleas y discusiones eran moneda corriente. Yo la amaba a pesar de todo pero ella me hacia vivir situaciones algo difícil de vivir y sobrellevar. No era un objetivo sádico este de enojarme siempre con ella pero era algo que pasaba de manera inevitable. Curiosamente ella decía amarme pero a la vez muchas cosas de mi  parecía no gustarle porque de hecho me las cuestionaba de forma seguida. Y de ella también había cosas que no me agradaban para nada. Pensaba en que efectivamente no éramos lo mismo. Pensé en que ella no hacia algún esfuerzo por querer cambiar algo de ella que me pudiera molestar. Cuando se tiene una relación hay cosas, de uno, que se pueden cambiar y otras que no y de la otra persona uno sabe que habrá cosas que podrá cambiar (siempre y cuando esa persona quiera) y otras que no. Cuando se cumplió un año de nuestra relación y después de que ella hizo algo que realmente me lleno de enojo decidí simplemente… irme de su lado para no volver nunca jamás. Pensé… Era lo más sano después de todo.

Era eso o seguir una relación compuesta por peleas, desencuentros y actos egoístas. Definitivamente no éramos lo mismo… arrastrábamos al otro. Difícil es… encontrar con quien tener una relación realmente armónica y es que los humanos somos iguales en algunas cosas pero tan diferentes o dicho sin ser querer ser redundante… no somos lo mismo… arrastramos al otro.

Comentarios
1 2 3 4 > >>